Nosotros

Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe del Río

La parroquia Nuestra Señora de Guadalupe del Río es, como todas las parroquias, una organización de la Arquidiócesis de Tijuana, cuyo objetivo es la evangelización de la comunidad a través de una pastoral orgánica, pero tiene como labor específica la construcción de la Futura Catedral.

Historia de la Futura Catedral

El propósito de construir la Nueva Catedral de Tijuana, nace del Emmo. Sr. Cardenal Juan Jesús Posada Ocampo (q.e.d.p.), en el año de 1978 se obtiene del Gobierno Federal siendo Presidente de la República Mexicana el Lic. José López Portillo, la donación de una porción de terreno de la manzana #20, donde se localiza actualmente la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, Zona Río

El Gobernador en turno del Estado de Baja California Don Roberto de la Madrid Romandia juega un papel importante en las gestiones que se realizaron a nivel Federal en la donación de este terreno localizado en Av. Paseo Centenario # 10150 Manzana # 20 del desarrollo urbano Río Tijuana, primera etapa.

El 30 de enero de 1979, con ocasión de la primera visita a México y a la Ciudad de Guadalajara, Jalisco por el Santo Padre, Juan Pablo II, es llevada la que será la primera piedra para que sea bendecida por su santidad.

Al obtener la porción de la Manzana 20 del desarrollo urbano Río Tijuana, pasa bajo cuidado de Monseñor de la Cerda quien en aquel entonces era Párroco de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen ubicada en la colonia Cacho.

En el año de 1982 se construye provisionalmente la Rectoría de Nuestra Señora de Guadalupe Río, dependiendo en un tiempo de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen y posteriormente de la Parroquia de San Juan de los Lagos.

En algún tiempo estando a cargo del Pbro. Ángel Herrera y posteriormente como encargado Pbro. Gerardo Montaño Rubio siendo designado en otro lugar en 1994.

El 25 de julio de 1983 el Santo Padre promueve al Excmo. Sr, Don Emilio Carlos Berlie Belauzaran, como nuevo Obispo de esta Diócesis de Tijuana. El obispo Berlie estructura el patronato, adquiriendo nuevos predios anexos a los ya adquiridos.

En el Año de 1994 siendo Párroco el Pbro. José Luis Méndez Dávalos es llevado a la categoría de Parroquia de Ntra. Sra. De Guadalupe “del Río”.

El 8 de abril de 1995 el Señor Obispo Don Emilio Carlos Berlie B. es nombrado por el Santo Padre Arzobispo de Mérida.

El 24 de febrero de 1996 llega a nuestra ciudad de Tijuana nuestro actual Arzobispo, Don Rafael Romo Muñoz, tomando entre sus prioridades llevar a cabo la realización de este proyecto, para lo cual continuó con la adquisición de nuevos predios, logrando así obtener en su totalidad la Manzana # 20, que cuenta con una superficie de 17,935.23 m2, logró adquirir también 4,914.42 m2 de la manzana # 21, predio en el cual se construirá el área de estacionamiento.

En junio del año 2006 inician las excavaciones para dar el primer paso a la cimentación de la zona del columbario “área de criptas”.

En el período de 2004 al 2013 es nombrado párroco y Director del Proyecto al Pbro. Juan García Ruvalcaba.

En el año 2013  es nombrado Párroco y Director del Proyecto el Pbro. Jorge Echegollen Flores.

El 29 de septiembre del 2012 se celebra por primera vez la Eucaristía en la Capilla de Cristo Resucitado presidida por Nuestro Señor Arzobispo Don Rafael Romo Muñoz

El 24 de Noviembre del año 2014, da inicio el traslado de las urnas que contienen cenizas de la Capilla de Criptas provisionales a la primera etapa del columbario ya terminada en un 95% de la zona atrial, en donde ya se realizan las celebraciones desde enero del 2015.

El 10 de agosto de 2016 llega a nuestra ciudad de Tijuana nuestro actual Arzobispo, Don Francisco Moreno Barrón.

El 17 de abril de 2017, en Rueda de Prensa hace el siguiente comunicado:

COMUNICADO A LA ARQUIDIÓCESIS DE TIJUANA Y A LA SOCIEDAD EN GENERAL SOBRE LA NUEVA CATEDRAL DE TIJUANA

Desde mi llegada a esta Arquidiócesis de Tijuana en el mes de agosto, he recibido mucha información y también una serie de comentarios y sugerencias sobre el proceso que ha llevado el Proyecto de la Nueva Catedral de Tijuana, por ejemplo:

  • Que ha transcurrido mucho tiempo y es poco el avance de la obra;
  • Que, habiéndose desechado el primer proyecto, el actual fue aprobado por unos pocos y sin dar la oportunidad de participación a otras personas o grupos de la Iglesia y de la Sociedad;
  • Que los sacerdotes del presbiterio en general no han hecho suyo el proyecto, porque no se identifican con él, y que por lo tanto no lo promueven;
  • Que el Patronato Pro Construcción ha permanecido al margen de la obra y que hace varios años que no se le convoca;
  • Que en el afán de que sea moderno, el proyecto no parece templo católico, mucho menos una catedral;
  • Que los donativos son muy limitados para las dimensiones del proyecto;
  • Que es demasiado trabajo y responsabilidad, para que se le confíe a un solo sacerdote.

 

Ante esta realidad, he escuchado la opinión profesional sobre el proyecto arquitectónico de la catedral y lo he analizado también con la ayuda de algunos peritos en liturgia, al tiempo que he solicitado una revisión cuidadosa y profesional del estado financiero contable de esta obra desde sus inicios.

A partir de lo anterior,  en espera de recibir la información solicitada y después de hacer las consultas pertinentes, he tomado algunas decisiones, buscando tan solo la gloria de Dios, el bien de nuestra Arquidiócesis de Tijuana y dar un fuerte impulso a este gran proyecto.

 

 Las decisiones tomadas son las siguientes:

1)  Realizar un cambio notable en la orientación del proyecto, tomando en cuenta el caminar y la experiencia de los años y personas anteriores y respetando los trabajos ya realizados, es decir, aprovechando lo que ya está construido.

2) Conformar un Equipo Sacerdotal que vaya conmigo al frente de esta obra. He asumido la responsabilidad como presidente y director del Nuevo Proyecto de la Catedral y he nombrado a diez sacerdotes que integren un equipo eclesial, para que pongan sus dones y carismas al servicio de este proyecto. Ellos son:

  • Jesús Cárdenas Núñez
  • Javier Juárez Durón
  • Salvador Cisneros Gudiño
  • Salvador Díaz Mercado
  • José Luis Méndez Dávalos
  • Jorge Echegollén Flores
  • Israel Ángeles Gil
  • Francisco Landa Escobedo
  • Andrés Ramírez Peña
  • Carlos Villegas Guerra

3) Integrar un Patronato Pro Construcción con personas ampliamente reconocidas en la comunidad, que manifiesten su interés en esta obra eclesial y en el bienestar y prosperidad de nuestra sociedad. Este Patronato Pro Construcción será dado a conocer el sábado 29 de abril, a las 10:00 a.m. en las instalaciones de lo que será la Nueva Catedral en Guadalupe del Río.

4) Publicar la Convocatoria del Concurso el miércoles 16 de mayo de 2017, para elegir el Nuevo Proyecto de la Catedral. El proyecto actual concursará como uno más de los que se presenten.

5) Al tiempo que se construye la catedral, en un terreno anexo se edificarán los espacios necesarios para que la catedral esté también al servicio de la formación, el arte y la caridad hacia los pobres, como una expresión solidaria con toda la sociedad.

6) Podrán participar en el concurso arquitectos o equipos de arquitectos de nacionalidad mexicana. Los arquitectos o equipos de otras nacionalidades podrán acceder al concurso si los respectivos proyectos se realizan en colaboración con un arquitecto o estudio mexicano.

7) Para esta fase del concurso, los participantes elaborarán un “Anteproyecto”, que constará de los primeros esbozos y alzados virtuales que den idea clara y completa del futuro proyecto y de sus líneas fundamentales, de acuerdo con las bases del concurso.

8) Se darán tres meses para la elaboración de los anteproyectos que entren a concurso, por lo que la fecha límite para entregarlos será el 16 de agosto.

9) Esos anteproyectos estarán en manos de un Jurado, que será internacional y con la participación de algunos peritos de Roma, y a fines de agosto o principios de septiembre se dará a conocer el resultado del concurso.

10) El anteproyecto que resulte ganador será enriquecido con los aportes del jurado calificador, el cual nombrará una Comisión de Seguimiento al Proyecto en su realización y ejecución.

11) Dicho anteproyecto y el proyecto subsiguiente se darán a conocer ampliamente, de modo que se puedan integrar aquellos aportes que contribuyan a mejorarlo.

12) A partir del mes de junio, el Equipo Sacerdotal y el Patronato Pro Construcción promoverán ampliamente la colaboración de toda la Arquidiócesis de Tijuana y de la ciudadanía en esta obra de gran trascendencia para la Iglesia y la Sociedad.

13) Si es necesario, se harán los ajustes pertinentes a este itinerario, de acuerdo con el Equipo Sacerdotal y el Patronato Pro Construcción.

Con todo lo expresado, pretendemos que la Nueva Catedral sea un lugar de encuentro con Dios y con los hermanos para celebrar nuestra fe, estudiar la Palabra de Dios y colaborar en la superación integral de nuestra sociedad, empeñados ante todo en ejercitar la caridad con los más pobres.

Agradezco a todos los que han participado en el empeño por construir esta catedral, les aseguro que su colaboración no ha caído en el vacío y que dará fruto a su tiempo. Exhorto a todos los que forman parte de la Arquidiócesis de Tijuana y a todos los que habitan estas tierras de Tecate, Rosarito y Tijuana a que participen en la realización de esta obra emblemática para la Iglesia y la Sociedad, en la frontera más transitada del mundo. Dios que ve lo secreto, les recompensará.

 

+ Mons. Francisco Moreno Barrón

Arzobispo  de Tijuana

El 30 de mayo de 2017, nombra como Párroco de la Nueva Catedral y Director del Proyecto al Pbro. Lic. Jesús Cárdenas Nuñez.

Actualmente colaboran los Padres Carlos Villegas Guerra y el P. Jorge Aguayo Carmona.